Nuestro Gran Regalo de Vida… El Libre Albedrío

Se dice que cada uno de nosotros al entrar en este plano terrenal viene premiado de un gran regalo. Este regalo es nuestro LIBRE ALBEDRIO. ¿Pero qué es el libre albedrío? El libre albedrío es la facultad de poder de tomar cualquier tipo de decisiones sin tener que contar con previa aprobación.


En el ámbito espiritual, el Universo nos premia con esta facultad de tomar acciones que van en beneficio del enaltecimiento de nuestro ser… nuestra alma. Son actos consientes en donde la intuición juega un papel fundamental. Sin bien es cierto, nuestro libre albedrío puede colocarnos en un sitial de total plenitud, al igual que de total desdén. Son las decisiones constantes en nuestras vidas las que van pavimentando nuestro caminar y plan de vida aquí en la tierra.



El libre albedrío es la libertad de tu alma, es lo que tu conciencia te indica, si lo que hacemos es correcto o no en función de las normas establecidas por la sociedad y nuestro subconsciente. Las pruebas de vida que en ocasiones experimentamos son contundentes; pruebas éstas que pueden resultar ser fáciles o difíciles, pero debemos tomar en cuenta que, en muchas de estas pruebas, las decisiones tomadas formaron gran parte de ellas.

Nuestra libertad de conciencia es una gran batalla diaria, sobre todo en aspectos importantes que requieren de una decisión racional y consiente. Son en los momentos de ira, tristeza y de alegría en donde nuestra conciencia juega un papel fundamental, dándole a nuestro libre albedrío el poder de realizar acciones que ocasiones nos enorgullecemos o de algunos de los cuales nos sentimos defraudados. Este proceso puede representar para unos la batalla campal de nuestra “alma.”


Muchos consideran que las “pruebas arduas”, se ven manifestadas como especie de castigos, en donde tendemos a flagelarnos y sentirnos culpables, pero es válido razonar si nuestra “elección consiente” jugo un papel fundamental en los resultados.

La fortaleza de nuestro interior va muy arraigada a nuestros valores espirituales… a solicitar “asistencia” de la luz divina que rodea a cada uno de nosotros, si esa es nuestra elección. Cuales quiera que represente tu “eje central o espiritual”, este poder divino siempre ayudara en forma de ideas y pensamientos que van en beneficio de la espiritualidad del ser. Depende de cada uno de nosotros decidir si seguimos las directrices o no. Esta es la semilla es constantemente plantada en nuestros corazones.


Es de gran poder el no cuestionar las acciones y decisiones de otros, más aún cuando cada uno de nosotros experimenta a diario el gran proceso de la “decisión diaria”. Las consecuencias derivadas de nuestras decisiones representan una gran oportunidad para re-evaluarnos y tratar de no vivir en constante arrepentimiento.



Para quienes creen en el más allá o en una vida después de ésta, el momento obtener todas las respuestas será contundente, en el cual sabremos si nuestras pruebas de vida representaron una enseñanza o parte de nuestro crecimiento espiritual terrenal. Para los agnósticos al igual que para aquellos que creen, todos tendremos la oportunidad de saber qué ocurrirá en el momento de nuestra partida, pero mientras tanto, utilicemos nuestra libertad de pensamiento y expresión para un mejor razonamiento. No permitas que la libertad del albedrío te lleve a realizar actos que pudiesen ser contraproducentes tanto para ti como los seres que te rodean.


La belleza de tu ser y de tu integridad está allí “vivir en total armonía con tu propia vida y tú mismo serás juez y parte de tus actos”. El mundo actual se encuentra muy vinculado con las decisiones humanas. Fuimos creados a obra y semejanza y esto incluye nuestra habilidad de “elegir”. Ama al prójimo y vive feliz…los días terrenales son impredecibles e incontables; ama hoy y no lo dejes para mañana. Expresa tu amor hoy y siempre, déjate guiar y en los momentos de incertidumbre y confusión, confía en la divinidad que te rodea y como los ríos, fluye de forma natural y equilibrada.

42 vistas
Picture1369.png

© 2019 Foro Internacional de Angeología - Derechos Reservados.