Picture1369.png

© 2019 Foro Internacional de Angeología - Derechos Reservados.

La voz del discernimiento


Muchas veces te has encontrado con una imagen como esta verdad? No se trata de ángeles buenos o malos, mas bien

el confiar en nuestro propio discernimiento. La voz de nuestros ángeles custodios es alta y clara, pero en nuestros momentos de atribulación, tendemos a no escucharla o minimizar es voz que con vehemencia nos habla alto y claro.


Si bien es dicho, nuestros ángeles respetan nuestras últimas decisiones, lo que se conoce como intuición, pero lo cierto es que no importa que nuestras decisiones en ocasiones no nos den el resultado esperado, esa voz dentro de ti te indica siempre lo que hacer para tratar, dentro de lo posible, en tropezar con piedras no deseadas.


La vos del discernimiento de los ángeles es sutil como los susurros de los pájaros, como fuerte como las olas del océano. Pero a pesar de ser fuerte, alta y clara, decidimos muchas veces en seguir nuestro ego, el cual se interpone siempre en nuestro camino. Es por ello la imagen de un ángel blanco y uno rojo. El blanco representa lo sutil, lo que fluye con facilidad. El rojo representa los pensamientos o discernimientos conflictivos llenos de miedo, descontento y duda.


Es por ello que nuestros ángeles caminan permanentemente de nuestro lado, para ayudarnos a que sean minoritarias las pruebas o piedras con las cuales NO tropezarnos. Tu intuición es el barómetro de estas decisiones, pero las decisiones de nuestra intuición están divididas en los deseos de nuestra mente y lo de nuestro corazón.

Los deseos del corazón a veces se ven mezclados por sentimientos de tristeza, ira, miedo o desdén, lo que altera nuestro proceso de decisión. Esta mezcla de sentimientos siempre va ligada de sensaciones corporales, las cuales se manifiestan cuando las decisiones son positivas o negativas.


Lo que entra a tu ser de forma contundente, es lo que debemos tratar de honrar con amor y seguridad, ya que las respuestas muchas de las veces llegan de forma repetitiva o simplemente un sentimiento de “esto ya lo sabía”.


Tratemos de no cuestionar tanto nuestro discernimiento… trata en lo posible en tomar el tiempo para escuchar lo que emana de ti. Date el tiempo para dejar que las emociones adversas se tranquilicen un poco para así escuchar la vos celestial de tu ángel guía. Inicia con decisiones sencillas, siempre pidiéndole a tu ángel que te guie en la toma de tus decisiones.


Recuerda… ellos saben más.