Picture1369.png

© 2019 Foro Internacional de Angeología - Derechos Reservados.

Consejos de un Ángel para una vida sana.

Te preguntarás: ¿Cómo es que siempre atraes situaciones y personas a tu vida que no saben apreciarte o valorarte?

Hoy bajo entre nubes para explicarte.


Deberás comprender que es tu propia falta de aprecio y de valoración hacia ti mismo, que se espejan frente tuyo para que te reconozcas, te aprecies y valores.

Tal vez, te suene algo contradictorio, pero es que ésta es la única manera que tiene el cielo de mostrarte todo aquello que no deseas ver en ti.

Ahora que piensas en esas situaciones y en esas personas y comienzas a descubrirte en ellas, te preguntarás: ¿Cómo haré para solucionarlo?

Pues, criatura del Padre, yo te guiaré.


Hoy he llegado a tu vida, trayéndote este consejo para ayudarte. Me han enviado para susurrarte suave al oído estas palabras...


Respétate por encima de todo. Valórate ante cualquier situación. Ámate a ti mismo primero, ante cualquier persona.


¡Tú eres único y muy importante para Dios!


¿Entonces, por qué esa insistencia de querer agradar a todos? ¿Por qué esa insistencia de dejar conformes a todos? ¿Por qué estás siempre allí para asistir a todos? Y descuidas hasta lo más preciado que tienes en tus manos, tú propia persona.

Ya deja de querer cumplir con cada persona que te pida un favor, por que cuando te descuidas y ellos te piden “un favor” tu no tomas conciencia del verdadero aprendizaje que hay en ese pedido.


El verdadero aprendizaje que hay en ese pedido es que elijas entre esa persona y tú. Porque cada una de esas almas son tus maestros, y quienes también tienen como misión ponerte enseñarte y ponerte a prueba.

Allí es el momento donde te gana el remordimiento, pensando que se puede enojar o que vas a dejarle de caerle en gracias. Y esto es muy probable, por que lo que tu no hagas por ellos, ellos tendrán que hacerlo por sí mismos. Y entonces estarías corriéndolos de su lugar de confort, por lo tanto, te convertirás en un Ogro malvado, y ya dejarías de ser “la buena persona que todos conocen” Ahora amándote a ti pasarías a ser el ser “mas egoísta”


¿Eso te da miedo? ¿El no ser aceptado? ¿El no ser reconocido por el otro?

Bien, te digo, este es el juego de la vida, algunos aprenden y otros sufren.

Recuerda lo que hoy te digo: Sólo debes agradar al Dios. Y como eres Su creación Él te ama tal cual eres y desea como todo padre, lo mejor para ti. No quiere verte sufrir ni sacrificarte, por que no te ha creado para ello, sino para que disfrutes de la vida y de la naturaleza.

El quiere que disfrute también de tus bondades siendo bondades, pero no de las que luego se tornan responsabilidades hasta volverse una carga.


Y, ahora te pregunto: ¿Cuándo vas a estar conforme contigo? ¿Cuándo vas a asistirte a ti mismo? ¿Cuándo vas a cumplir contigo?

¿Por qué te dejas para luego? ¿Por qué pospones cosas de ti y para ti?

Ya es hora de que comiences a pensar en tu SER...


Siempre estás pensando en lo que le falta al otro y te descuidas.

Ayudar es bueno, pero exigirse a sí mismo para el otro, no lo es.

Y mucho menos cuando quien está enfrente no sabe apreciar tu ayuda, no te valora, o no te respeta.


Recuerda, ellos están allí para “enseñarte” pero hasta que “aprendas” se presentarán en tu vida, insistentemente.

Si bien debes dar sin esperar nada a cambio, no debes mortificarte por ayudar a todos sin medidas.

Da y recibirás. Pero cuando des, no desgastes energías en personas que no cambiaran la actitud y que cometan errores sabiendo de que siempre cuenta con tu ayuda incondicional, porque a esas personas no les interesa generar cambios en si misma a sabiendas de que estás tú para hacerlo por ellos. Para esa persona es fácil delegarte responsabilidades. Cuando ni siquiera puedes con tus propias responsabilidades por hacer cumplir la de los demás.


No permitas la entrada a tu vida a personas que no saben respetar a los demás, respétate y has que te respeten.

Reúnete con personas que sepan valorarse entre sí y por consecuencia sabrán valorarte.

Pero, primero, respétate a ti y apréciate.

Y todo fluirá de tal manera, que el respeto volverá a ti por sincronía y mágicamente.


Éste es el secreto de una vida sana.


Ángel del Bienestar

Autora: Silvana Sotelo

292 vistas